El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, sostuvo que la Ley de Envases busca absorber los costos que tienen los municipios en su gestión con los residuos, en contraposición a lo que manifiestan los empresarios en cuanto a que el fideicomiso que se plantea en el proyecto será una "caja chica" para los intendentes.

“Queremos dar un marco de solución a este problema, por eso impulsamos la ley de envases que está pensada para absorber los costos logísticos que insume a los municipios la gestión de residuos”, aseguró Cabandié, en Tierra del Fuego, donde recorrió un galpón de reciclado municipal que concentra y separa los residuos locales, junto al intendente de Ushuaia, Walter Vuoto.

"A partir de la creación del fideicomiso se podrán transferir fondos a los gobiernos locales para apoyar y fortalecer esta gestión”, señaló.

Estamos muy ocupados en trabajar en la erradicación de los basurales y en la mejora de los tratamientos de los residuos en todo el país, y Ushuaia, al ser una isla y no tener retornabilidad de los envases, percibe la acumulación de botellas de plástico, de vidrio y de pet”, comentó, en el Centro Ambiental Región Tierra del Fuego.

Del Instagram de juan.cabandie

Posteriormente, el Ministro posteó en sus redes un video donde amplia los argumentos acerca de la urgencia de avanzar con la aprobación de la Ley de Envases en función de las realidades de cada zona del país. “Ya es hora de que algunos dirigentes abandonen sus posiciones individualistas y salgan a conocer las realidades de los distintos territorios. Argentina no es solo CABA”.

En ese sentido, explicó que “en muchos municipios, absorber el costo logístico del reciclado es imposible. En Ushuaia, por ejemplo, lo que se recupera se lleva a Buenos Aires para su comercialización. El 60% del costo total es sólo para pagar el flete”, alertó.

“Necesitamos, de una vez por todas, una Ley de envases que consolide una política de gestión de residuos federal, remedie el ambiente y garantice trabajo digno para las personas”, concluyó.

Tweet de Juan Cabandié