Cuando no habían pasado ni 48 horas de las elecciones, el intendente de Juntos por el Cambio de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, renunció a la banca en el Senado que había obtenido en las elecciones y en su lugar ingresará su esposa, Beatriz Ávila.

En ese contexto, Carlos Cisneros, diputado nacional por Frente de Todos, disparó fuerte contra el feudo que está armando el jefe comunal cambiemita y su familia: "Germán Alfaro miente y también lo hace Patricia Bullrich".

Alfaro y Bullrich mienten descaradamente cuando hablan de un supuesto golpe de palacio. Alfaro gobierna esa intendencia desde hace seis años y el presidente del Concejo Deliberante es del Frente de Todos desde ese mismo tiempo. Esa Legislatura está conformada por ocho miembros del Frente de Todos, seis de Juntos por el Cambio y cuatro Fuerza Republicana, el partido de Ricardo Bussi. Tendría que haberlo pensado antes, pero perversamente quiere construir un poder omnímodo en Tucumán”, señaló el legislador.

Por otra parte, Cisneros explicó que “el remplazante institucional del intendente es el presidente del Concejo Deliberante por 10 días hasta que el cuerpo legislativo elija a su reemplazante definitivo”.

Alfaro quiere esconder la estafa y la defraudación que hizo con el voto de los tucumanos, y quedó claro el nepotismo al que sometió a todos los que lo votaron poniendo a su mujer, la diputada Beatriz Ávila, que asumirá como senadora en su reemplazo tras la renuncia exprés, y a su primo, Rolando Alfaro, en los primeros lugares de las listas”.

"Nunca estuvo en sus planes asumir, aunque juró ante el Arzobispo de Tucumán que no era un candidato testimonial; estaba usando como trampolín el cargo para ser candidato a gobernador en 2023, pero le salió el tiro por la culata", concluyó el legislador.