La vicepresidenta de la nación, Cristina Fernández de Kirchner, sorprendió esta tarde con una reunión inesperada en el Senado nacional. Los representantes del Consejo Agroindustrial Argentino, integrado por más de 40 entidades del sector, se hizo presente en el despacho de Fernández en donde le presentaron un plan para que nuestro país pase de exportar US$65.000 a 100.000 millones de dólares y pueda generar 700.000 nuevos empleos.

El Consejo está formado por entidades de todo tipo, exportadores, Bolsas de Cereales, Mesa de las Carnes, como también organizaciones de toda la cadena de valor del sector agroindustrial. El vocero oficial es José Martins, presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Fue acompañado por el presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas, Roberto Domenech y por el presidente de la Cámara de la Industria y el Centro de Exportadores de Cereales, Gustavo Idígoras.

"Nos dio un respaldo al proyecto, se puso a disposición y nos alentó a seguir trabajando. Fue una reunión muy cordial. Nos atendió de primera, muy amable", resaltó Martins. 

Según contó Martins, cuando llegaron al encuentro se sorprendieron porque la vicepresidenta ya tenía leído el trabajo de la agroindustria y la charla se focalizó en algunos aspectos que Cristina Kirchner quería interiorizar. Por ejemplo el qué pasaría con el mercado interno en medio de este proyecto exportador.

"La doctora ya tenía la presentación en su escritorio. No tuvimos que presentarla porque ya la tenía leída. Nos sorprendió gratamente, nos felicitó", insitió el titular de la bolsa bonaerense. 

El Consejo impulsa la formación de una mesa nacional exportadora con el Gobierno, una ley de desarrollo exportador y estabilidad fiscal y financiera por 10 años. Su plan contempla la implementación de beneficios para la inversión, las ventas al exterior, una política de reintegros e incluso de derechos de exportación ante un crecimiento de las mismas exportaciones.