El segundo debate presidencial que se está llevando a cabo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires arrancó de manera picante para el candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández.

Es que al exjefe de Gabinete no le gustó nada la polémica que generaron en torno a la gesticulación de su dedo índice durante el último domingo y le remarcó que debería ocuparse "de lo importante". 

"Esta semana que pasó le dedicaron mucho tiempo a mi índice. Sería bueno que nos dediquemos a otros índices: el de desocupación, el de pobreza, el de inflación. Ocupémonos de lo importante", aseguró Fernández en su primera intervención.