El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, encabezó junto al presidente Alberto Fernández, un acto en el partido de Avellaneda, donde la empresa refinadora Raizer, anunció inversiones por 715 millones de dólares, y que se espera, genere 4.000 puestos de trabajo. 

En su intervención, el gobernador salió a contestar a las protestas organizadas por la oposición en el día de ayer. “Cuando vienen a tirar toscas, a ensuciar, a sembrar dudas y generar incertidumbre, la respuesta es el trabajo, el capital, los recursos y las capacidades de nuestra Provincia y nuestro país para crecer por muchísimo tiempo más”, aseguró Kicillof y agregó: “Nos quieren pegar en el centro de nuestro futuro, que no es la seguridad jurídica, ni el clima de negocios, es algo mucho más profundo: la autoestima del pueblo, de la sociedad argentina, de los empresarios, los trabajadores y los dirigentes argentinos”.

Kicillof también apuntó que “la Provincia y la Argentina son grandes y van a ser más grandes” con el liderazgo de Alberto Fernández y no “golpeando, criticando y todo el tiempo tirándonos abajo”.

También destacó que la inversión anunciada por Raizen se hará efectiva ya que el Presidente de la Nación se comprometió “a cumplir con lo que faltó en el periodo anterior” y brindó una “perspectiva a largo plazo a las inversiones argentinas”.

“Te comprometiste, lo cumpliste y hoy hay una empresa extranjera que decidió una inversión gigantesca y lo hizo porque el compromiso se cumplió”, cerró el gobernador.