En el día de ayer, la diputada nacional, Graciela Camaño, acompañó el voto del oficialismo en el Consejo de la Magistratura, lo que posibilitó desplazar a diez jueces federales, que habían sido trasladados de manera irreglamentaria desde otros tribunales, gracias a un decreto presidencial de Mauricio Macri. 

La maniobra del macrismo transgredía los reglamentos y no estaba ajustada a derecho. Los representantes de Juntos por el Cambio votaron en contra de este desplazamiento, pero se impuso la postura oficial gracias al voto de Camaño. Esto le generó una andanada de críticas a la legisladora e incluso la tildaron de traidora. 

Camaño como es usual no se quedó callada y salió a responder de manera contundente. "A mi me destruyeron porque hice lo correcto.", planteó. “Yo estudié mucho el tema y acá se había trasladado a diez jueces transgrediendo dos acordadas de la Corte Suprema y el reglamento interno del Consejo de la Magistratura”. “Se designaron jueces para entender en materias sobre las cuales no habían rendido exámenes o se les dieron cargos superiores a los que tenían y por los cuales habían concursado”, agregó.

También recordó que Elisa Carrió pidió el juicio político del ex ministro Germán  Garavano por este tema. “Entonces, yo no estoy haciendo nada que no haya hecho la propia coalición del ex presidente, la pátina de republicanismo que tenían en el Gobierno”, sentenció. 

Los magistrados son Zunilda Niremberger, Juan Manuel Iglesias, Leopoldo Bruglia, Eduardo Farah, Germán Castelli, Esteban Hansen, Pablo Bertuzzi, Federico Villena, Enrique Velázquez y María Verónica Skanata y de avanzar el trámite serán desplazados de los juzgados donde fueron designados sin el aval del Senado.