En la ciudad de Salta, rige un aislamiento estricto debido a la cantidad de casos de coronavirus, que se registraron en las últimos semanas. Están prohibidas las reuniones sociales en lugares cerrados, como en gran parte del país, para evitar mayor número de contagios. 

Fue allí, donde una mujer registró con su celular una reunión de militantes de Juntos por el Cambio, dentro de un local partidario. Con pocas medidas preventivas, se realizó el encuentro de una veintena de militantes. 

Al ver que la mujer los filmaba, la echaron al grito de "kirchenrista". Sin embargo la mujer aclaró que los había votado, pero que esta situación "le daba vergüenza", y por eso los filmaba.