Tras la desinformación de los principales medios hegemónicos opositores, la realidad es otra, la empresa alemana Delivery Hero, dueña de PedidosYa, anunció que compró todos las operaciones de la firma española Glovo en América Latina.

Los diarios y portales funcionales a la oposición, informaron durante la tarde que la empresa de delivery abandonaba el país, para instalar de esta manera la falta de confianza de los países de primer mundo en invertir en Argentina.

En Twitter, la información empezó a cobrar importancia muy velozmente y varios usuarios se encargaron de desenmascarar el intento de operación de Clarín, Infobae y La Nación. 

Sebastián Davidovsky on Twitter

 

Lo que sucedió en verdad, es muy diferente: La empresa que nació en Barcelona en 2015 emitió un comunicado el cual expresaba que "a partir de la noticia de público conocimiento, la compañía afirma que efectivamente vendió sus operaciones de Latinoamérica a Delivery Hero"  y además aclararon que la decisión "ha sido definida por la casa matriz para focalizar el crecimiento y presencia en otros mercados clave de la compañía", motivo totalmente ajeno a la situación económica del país.

A partir de octubre, las operaciones en países como Argentina, Panamá y República Dominicana, dejaran de funcionar bajo ese nombre.

Lejos de que Argentina sea un problema, el CEO de Delivery HeroNiklas Östberg, anunció en un comunicado que "Latinoamérica es una región con un potencial de crecimiento excepcional para el delivery online. Adquirir la operación local de Glovo nos da la oportunidad de duplicar nuestros esfuerzos para generar innovación, mejorar la experiencia del cliente y apoyar a los comercios locales de la región".

La firma alemana opera en más de 40 países, en 2019 facturó 1.238 millones de euros (US$1465,8 millones) y cuenta 27.000 empleados en todo el mundo, mientras que el objetivo a partir de esta compra es que PedidosYa incorpore a su planilla a los empleados que trabajaban para Glovo.