El dirigente macrista, Yamil Santoro, a través de la Fundación Apolo, denunció a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner por sus dichos acerca de los vínculos de la familia Macri, con la mafia italiana en el pasado. 

Según la denuncia presentada ante la Oficina Anticorrupción, la fundación considera que las declaraciones de la vicepresidenta representan un agravio racista para todos los italianos, lo que iría en contra del Código de Ética Pública.

"El componente mafioso del lawfare se tradujo en la persecución a mis hijos, pero especialmente a Florencia. Tal vez porque advirtieron que ella ocupaba un lugar muy especial en mi vida. Vieron un lugar donde podían doblegarme. Debe ser ese componente mafioso, los ancestros de quien fuera... como denunció un conocido periodista de Página 12 cuando habló de la 'Ndrangheta. Deben ser esos ancestros", fueron las palabras textuales de la vicepresidenta.

Según la fundación de Santoro, éstas son expresiones "racistas e italofóbicas", algo totalmente disparatado si se le presta un mínimo de atención al discurso de la vicepresidenta.