Luego de volver a ser noticia por el lanzamiento de su libro "Primer Tiempo", el expresidente Mauricio Macri dedicó un pasaje de su obra para hacer un polémico diagnóstico sobre la salud mental de la vicepresidenta Cristina Kirchner sin ser médico o experto en la materia.

El exjefe de Estado comenzó: "La ex presidenta no está bien. No sé si alguna vez lo estuvo. Ya durante sus mandatos notaba un padecimiento interno muy grande. Tiene una verdad de sufrimiento muy dura, una serie de cosas no resueltas desde muy atrás que sólo ella debe saberlas. La psicología de cada ser humano es muy compleja. En mi caso, después de la experiencia de haber estado secuestrado opté por el psicoanálisis, precisamente, para alejarme de todo tipo de construcciones artificiales y poder entenderme todo el tiempo".

Luego, habló sobre el lawfare y el embate judicial en contra de la expresidenta de la Nación y negó que haya tenido contacto con los jueces: "Pero ella es una persona que hoy es toda una construcción artificial o irreal. Ella cree de verdad, se ha convencido, de que todos sus problemas con la Justicia son producto de decisiones arbitrarias de los medios y los jueces. Jamás en mi vida me preocupé por una sola causa de ella, no hablé con ningún juez acerca de sus causas".

Por otro lado, acusó a Cristina de tener "deseo de venganza", al tiempo que se jactó de no "ser cómplice de ocultar cosas que pasaron y que están mal".

Por ultimo, concluyó en el fragmento de "Primer Tiempo": " Tampoco puedo hacerme cargo de cuestiones que no me corresponden, esto también va para los fanáticos del otro lado, que desde el primer día me pedían que la metiera presa. No es la tarea de un presidente meter preso a nadie".

 

Data Diario on Twitter