La ministra de Seguridad Patricia Bullrich analizó la preocupante situación institucional que vive Bolivia con la autoproclamación de su presidenta Jeanine Áñez y volvió a negar la realidad de un golpe de Estado y, por el contrario, acusó al presidente legítimo Evo Morales por querer "dar un paso más del que había que dar".

"En Bolivia hay una situación de hartazgo total y absoluto del pasar permanentemente los límites a la institucionalidad", aseguró la ministra de Seguridad en diálogo con Joaquín Morales Solá.  

La flamante presidenta del PRO continuó con la línea del canciller argentino Jorge Faurie, quien dio una conferencia de prensa para dejar en claro la postura del gobierno de Mauricio Macri en referencia a lo ocurrido en Bolivia y lo definió como un "impasse" en el "correcto desarrollo de los mecanismos institucionales".

"El tensar la cuerda llegó a una situación de esta pérdida de poder cuando el fraude aparece en el medio genera esta situación de crisis total", añadió de manera polémica la funcionaria.