Este viernes, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció el regreso a clases en las aulas de la primaria, el nivel inicial y los primeros dos años de la secundaria, diferenciándose del gobierno que optó por mantener la virtualidad en todo el país por el aumento de casos de Covid-19 que se registraron durante la última semana. 

Tras 9 días de confinamiento estricto con el fin de poder reducir los contagios y con una ocupación de camas UTI récord en CABA (83%), Larreta decidió profundizar las diferencias con Casa Rosada. En esa misma línea, se manifestaron los gobernadores de las provincias de Córdoba (Juan Schiaretti) y Mendoza (Rodolfo Suárez), ya que también decidieron desobedecer las recomendaciones del gobierno. 

El gobierno cordobés anunció que entre el 31 de mayo y el 11 de junio el nivel inicial, primario y educación especial retomará las clases presenciales, bajo sistema de burbujas, lo que indica que una semana se realizarán de forma presencial y la otra de manera virtual.  

En tanto, el nivel secundario retoma la presencialidad con sistema de burbujas, con excepción de aquellas localidades o conglomerados urbanos con más de 30.000 habitantes.

Por otra parte, en Mendoza el esquema de la presencialidad volverá a funcionar del mismo modo que se venía haciendo antes de acatar el último Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que emitió el gobierno la última semana. Se retomará la presencialidad escolar tanto en el sistema primario, como así también en el secundario, y se buscará reducir al mínimo las reuniones sociales entre los adolescentes, actividad prohibida por las autoridades gubernamentales. 

Cabe resaltar que éstos últimos dos días la provincia de Córdoba registró una importante disparada de casos de coronavirus. Si se toman en cuenta los datos de los días jueves y viernes, Córdoba acumuló 9485 infectados y 76 fallecidos.