Tras el estruendoso escándalo que lo eyectó de su puesto como embajador argentino en China por el fracaso en la negociación para obtener 30 millones de dosis de la vacuna china contra el COVID-19 y que por haberse ido a una isla exclusiva alegando “licencia ecológica” por contaminación cuando desde Buenos Aires se exigía cerrar un acuerdo comercial con la empresa Sinopharm, se vuelven a filtrar polémicos episodios que involucran al hoy cónsul en San Pablo, Luis María Kreckler.

En esta ocasión, se conoció un video de cuando el polémico diplomático alternaba entre vacaciones en una isla paradisíaca y fiestas nocturnas que muestran el tratamiento misógino hacia las mujeres de Kreckler, mientras que la Argentina negociaba la compra de las vacunas chinas en pleno pico de la pandemia.

En la imagen tomada por el propio diplomático se lo escucha darle órdenes a una moza de un bar a través de un intérprete: “Que mire a la cámara, que sonría”, se lo escucha decir en un tono imperativo y claramente denigrante hacia la condición de mujer de la trabajadora.

En el video se puede percibir la incomodidad de la moza y al final se siguen escuchando comentarios de Kreckler en tono acosador: “Qué linda, qué linda”.

La grabación generó indignación en el oficialismo. Diputadas del Frente de Todos aseguraron: “No podemos tolerar esta doble vara, semanas atrás pedíamos el desplazamiento de Fernando Iglesias y Waldo Wolff (por las polémicas declaraciones contra Florencia Peña) y ahora nos tenemos que bancar a este bon vivant”.

Una saga de costosas excentricidades que despertó la furia de Alberto Fernández y CFK

En solo 10 meses de gestión en China, Kreckler sorprendió a la cancillería argentina con exigencias excéntricas en un contexto de pandemia y crisis económica. Desde el pedido de alquiler de un Penthouse en una lujosa torre de la capital china con un costo de 15 mil dólares mensuales, hasta la demanda de traslado de su moto de alta gama Harley Davidson desde Suiza.

Todo esto, cuando la Argentina atravesaba el peor momento de la crisis sanitaria por la pandemia de Covid-19. Enterados el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner, montaron en furia y pidieron por su cabeza.

Así fue desplazado del cargo y reemplazado por Sabino Vaca Narvaja.

A punto de jubilarse, Daniel Scioli con el beneplácito de Felipe Solá designó a Kreckler en el consulado de San Pablo. El video que ya circula en las redes sociales promete ser todo un dolor de cabeza para el canciller y el ex gobernador que aspira a volver al gabinete nacional.