Un integrante del equipo técnico del Fondo Monetario Internacional que arribó a la Argentina esta semana para llevar a cabo las negociaciones para cerrar la "Carta de Intención" reconoció que el organismo de créditos violó normas de su propio estatuto para otorgarle a Mauricio Macri el mayor préstamo en la historia de la entidad, con una cifra de 57.000 millones de dolares.

El FMI finalmente reconoció lo que Alberto Fernández y Cristina Kirchner habían señalado meses atrás: prestó más dinero que el máximo que establece el estatuto y permitió que el dinero se use para la fuga de divisas. 

Según informó Ámbito Financiero en una nota periodística, el técnico del Fondo declaró que "estaban en lo correcto" los senadores del Frente de Todos que escribieron la carta al organismo, quienes se preguntaban como podía ser posible que el FMI le otorgó esa suma de dinero a Macri aún sabiendo que el país no estaba apto para generar excedentes suficientes para devolverlo en los próximos años y violando además su propio estatuto.

En el artículo VI del estatuto del Fondo Monetario Internacional, el mismo indica: "ningún país miembro podrá utilizar los recursos  generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital, y el Fondo podrá pedir al país miembro que  adopte medidas de control para evitar que los recursos generales  del Fondo se destinen a tal fin. Si después de haber sido requerido a ese efecto el país miembro no aplicara las medidas de control  pertinentes, el Fondo podrá declararlo inhabilitado para utilizar los  recursos generales del Fondo", algo que quedó expreso en la misiva.

Por último, el integrante de la misión del FMI que llegó al país sostuvo que el monto de capital prestado es excesivo para lo que establece el propio estatuto de la entidad de préstamos. Los senadores señalaron que se infringieron al menos la Constitución Nacional, el Estatuto del  Fondo y las Leyes de Procedimientos Administrativos y de  Administración Financiera.