Tras años de incansable lucha en las calles, finalmente se aprobó la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo durante la madrugada de este miércoles.

Luego del maratónico debate, 38 senadores votaron a favor del aborto legal, 29 en contra y hubo una abstención.

La inclinación de varios indecisos que terminaron acompañando el proyecto fue clave para que finalmente la Cámara tradicionalmente más conservadora del Congreso diera luz verde a una ley que prioriza el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo por sobre las objeciones basadas en los preceptos constitucionales de defensa de la vida desde la concepción.

Tras la sanción de la norma sobre el aborto, el Senado aprobó por unanimidad el proyecto de Ley Nacional de Atención y Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia, conocido también como el Plan de los 1.000 días.

En las calles, en el sector verde todo fue alegría y emoción. El esfuerzo del movimiento feminista se vio recompensado en la decisión final del Senado y sienta un precedente en la historia del país.

Agencia Télam on Twitter

 

Agencia Télam on Twitter


Agencia Télam on Twitter

 

 

Agencia Télam on Twitter