Un shopping de la cadena Havan, de la cual es propietario Luciano Hang, íntimo amigo de Jair Bolsonaro, fue clausurado el mismo día de su inauguración en la ciudad de Belén, tras incumplir las normas sanitarias al convocar a una multitud de gente sin barbijos en pleno pico de contagios por Coronavirus, quienes se agolparon en la puerta del local al momento de la apertura.

En pleno pico de contagios, el propietario de Havan decidió abrir el local número 150 a pesar de las restricciones para cada estado del país vecino.

Tras la difusión en las redes sociales de las polémicas imágenes, la Secretaría de Salud Pública de Pará culpabilizó al municipio de Belén por no fiscalizar el lugar y según informaron,  enviaron una patrulla sanitaria tras la insólita aglomeración.

Hang es amigo y confeso defensor de Bolsonaro y ha minimizado en reiteradas oportunidades el riesgo del Coronavirus. Él mismo estuvo presente en la inauguración y publicó fotos en sus redes sociales en las cuales se lo veía abrazando a un grupo de empleados sin usar barbijo.

El establecimiento fue clausurado por la policía durante la tarde, mientras que al administrador del local fue trasladado a la comisaría para realizar su descargo sobre el incumplimiento de las normas sanitarias.

Actualmente, Brasil registra 5.095.586 de casos por Covid-19 y 150.488 fallecidos.