La Legislatura de la provincia de Neuquén, aprobó este jueves la ley N° 3270, que prohíbe arrojar colillas de cigarrillos en la vía pública, y en espacios comunes de uso público. 

La norma fue sancionada por unanimidad y establece la creación del "Programa de Concientización Sin Colillas” cuyo fin es difundir sobre los elevados índices de contaminación, y el impacto ambiental provocado por los restos del filtro de los cigarrillos.

La diputada provincial Lorena Abdala, del Movimiento Popular Neuquino, subrayó que una sola colilla de cigarrillo contamina hasta 50 litros de agua y tarda diez años en descomponerse y son grandes causantes de focos de incendio.

"La propuesta surgió del reclamo de una ciudadanía activa y una juventud que nos viene marcando el camino", destacó Abdala. 

Las colillas contienen entre sus componentes, alquitrán, acetato de celulosa e hidrocarburos, así como también metales pesados como plomo, arsénico y cianuro.