En un tiempo récord de 45 días, la investigadora Andrea Gamarnik, junto al equipo del Instituto Leloir, lograron desarrollar una prueba cien por ciento nacional, para detectar anticuerpos contra el Sars-Cov-2. Es el primer producto terminado de la Unidad Covid-19 del Ministerio de Ciencia y tecnología de la Nación. 

El test ya fue validado bajo el nombre de CovidAr IgG. Y se probó en 5000 muestras con excelentes resultados; ayer recibió la aprobación de la Anmat. La prueba baja los costos de manera exponencial ya que cuesta sólo un décimo de lo que cuestan los test importados. 

"Fue una combinación perfecta", destacó Gamarnik. "Empezamos a trabajar y nos dimos cuenta de que nos faltaban un montón de cosas. Pero hubo una solidaridad enorme entre colegas: reactivos que no teníamos y que, si los comprábamos tardarían un mes en llegar, los conseguimos en 24 horas".

El desarrollo será producido en escala y ya se prepara una partida de 50.000 test para la provincia de Buenos Aires. Anticiparon que habrá capacidad para producir 10.000 determinaciones.

"Fue un esfuerzo enorme y un gran éxito de la comunidad científica argentina -afirma el ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza-. Es un orgullo, porque mostramos la capacidad de nuestros científicos y derribamos ese mito del investigador encerrado en una torre de cristal. Cuando festejábamos cada avión que salía hacia China por el esfuerzo solidario de la tripulación, al mismo tiempo era un signo de debilidad por tener que depender de capacidades de otros países. Esta es una muestra de soberanía tecnológica".