La semana pasada una noticia que trascendió en los medios de comunicación, sacudió a las redes sociales: un grupo especializado en numismática pagaba hasta 15.000$ por monedas de 1$ por un error ortográfico. 

Sin embargo dichas monedas empezaron a aparecer de a miles y fueron ofrecidas en los grupos de compra y venta, por lo que su cotización se redujo rápidamente. 

Ahora, llegó el turno de los billetes, al igual que las monedas, los más valorados son los que contienen algún error ortográfico o de imprenta. Uno de los casos más conocidos es el del billete de $1000, que en su reverso no tienen completo el dibujo, solo se ve el fondo sin terminar y falta el mapa de la Argentina en color rojo y el árbol con el nido del hornero en color violeta.

Furor: Ahora los billetes con errores también cotizan entre los coleccionistas

Otro caso llamativo que apareció en la web de MercadoLibre, es el de un billete de mil pesos por el que piden $20.000. Este valor se debe a que no tiene impresa su banda de seguridad. Se trata de un error de acuñación importante: este hilo impreso en líneas intercaladas en tonos tornasolados y un diseño especial es uno de los principales elementos de seguridad del billete porque es muy difícil de falsificar.

Según los especialistas en la materia, no se trata de un precio descabellado. Además hay un billete de 200$  que en su frente (anverso) no tiene impreso el numero 200 ni las palabras “doscientos pesos” que en el billete habitual se leen en una tinta de color verde que cambia al dorado (conocida como tinta de variabilidad óptica).

Si bien no hay una cifra estipulada para estos casos, los especialistas acuerdan en que si hay un comprador interesado se puede llegar a un buen acuerdo. 

Furor: Ahora los billetes con errores también cotizan entre los coleccionistas