La médica infectóloga, Gabriela Piovano, se caracteriza por su estilo directo y no tener pelos en la lengua, a la hora de dar sus respuestas a los periodistas que la entrevistan. En una entrevista para Radio 10, Piovano, se refirió al caso de Eduardo Feinmann, quien tiene una fuerte postura "anticuarentena". 

"El domingo pasado me cortó Mauro Viale. Se hacen los defensores de no sé qué pero uno no está atacando. Hay una realidad: cuando él estuvo encerrado en una pieza y le dijeron que se tenía que poner boca abajo porque si no se recuperaba con eso le iban a tener que poner un respirador, el tipo se sintió mal. Entonces yo no estaba aterrorizando, yo daba la advertencia", comenzó. 

"Entonces quiere decir que yo no estaba aterrorizando, estaba dando una advertencia que o no sabés interpretar, o sea no estás a la altura para estar hablando frente a millones de personas, o estás trabajando para la confusión", señaló.

"A ver, si yo digo que el señor Feinmann, que me dijo infectoterrorista, se hizo caca en el calzoncillo, mínimamente, si tuviera honor, diría que se equivocó", indicó Piovano.

En esta línea discursiva, remarcó: "Como yo, que cuando empezó todo esto dije que no era necesario cerrar todo el país pero cuando vi, que es lo que vio el gobierno, que viene una médica infradotada, hace una mateada e infecta a toda una provincia; y después vino un pelotudo a hacer un casamiento y fue con fiebre; después, otro idiota lleva al hijo con fiebre de vacaciones... bueno, entonces, evidentemente tenés que cerrar todo el país". 

"Es que yo no estaría equivocada si tuviéramos una población con una mentalidad colectiva responsable e inteligente, porque si vos venías en avión lo que tenías que hacer al llegar era no boludear y quedarte en tu casa. Se hubiese terminado el problema en las primeras 2 semanas. Entonces, cuando veo los motivos del Gobierno, adhiero a la medida. No quedó otra que cerrar todo", manifestó en la entrevista para el programa radial de Darío Villarroel.