El ministro de Salud, Ginés González García, habló en las últimas horas acerca del acuerdo entre el Gobierno nacional y el laboratorio Pfizer, por la venta de las vacunas para prevenir el coronavirus, que quedó trunco a pesar de ser uno de los primeros en ser anunciados.

Incluso el Hospital Militar de la Ciudad de Buenos Aires fue escenario uno de los ensayos clínicos más importantes del mundo, del laboratorio. Pasaron las semanas, y poco a poco el laboratorio fue obteniendo permisos para ser inoculada en diversos países del mundo. 

Sin embargo, el acuerdo con Argentina quedó trabado y González García dijo una frase lapidaria: "pidieron condiciones inaceptables”. 

En el día de hoy, el ministro volvió a ser consultado por este acuerdo y su respuesta fue tajante: “No entendemos por qué tienen tantas exigencias, pareciera que no le tienen fe a la vacuna”, disparó.

“Si con alguna firma ha sido generosa la Argentina, ha sido con Pfizer. Les ofrecimos la estructura para que hicieran el estudio clínico acá, hubo condiciones contractuales para las cuales hicimos una ley y hubo alguna cosa de la ley local que no encaja con lo que ellos quieren. Y la verdad es que es muy difícil para nosotros hacer otra ley, más allá de que no sería lo más digno para un país”, remarcó el ministro.

Según trascendió, el laboratorio exigía diversas formas de inmunidad frente a lo que pueda pasar luego de la aplicación de las vacunas contra el coronavirus