El titular de la Oficina Anticorrupción, Félix Crous, confirmó esta mañana que a raíz de las vacunas vencidas y "olvidadas" por el gobierno de Mauricio Macri, el organismo que él conduce constató un perjuicio para el Estado de "poco menos de 10 millones de dólares pero, más importante que ello, es el hecho de que hubo un déficit en la vacunación de la triple viral del 35% en 2018, y eso impactó sobre la duplicación de los contagios y más muertes", aseveró.

En el transcurso del día de ayer, la OA denunció judicialmente que la administración del expresidente Macri adquirió 600.000 dosis de vacunas triple bacteriana dentro del calendario nacional y las dejó vencer en el interior de un frigorífico, que había sido contratado por el los directivos del ministerio de Salud de ese entonces.

Los principales denunciados de por el hecho son los ex ministros de Salud, Adolfo Rubinstein y Jorge Lemus, así como también la ex ministra de Desarrollo Social de la gestión macrista, Carolina Stanley, entre otros 10 funcionarios de las áreas responsables del manejo del plan de vacunación.

Los cargos para los ex ministros se resumen en "incumplimiento de los funcionario público y propagación negligente agravada por el resultado de una enfermedad", este último, un delito contra la salud pública.

En diálogo con FM La Patriada, Crous afirmó que "el tema fue noticia cuando el Ministerio de Salud recibió este año facturas de un frigorífico por la guarda de estas vacunas y tuvieron que ser destruidas por su vencimiento".

"Se las olvidaron en el frigorífico durante años, y ahí poco importa el frío porque se vencieron. Destruir la vacuna genera gastos porque estos son residuos peligrosos de origen médico" dijo el titular de la OA y agregó: "hubo un déficit en la vacunación de la triple viral del 35 por ciento en el 2018, y las vacunas estaban ahí porque no eran colocadas en los niños que debían estar vacunados, lo que terminó por impactar sobre la duplicación de los contagios y más muertes"