Los hechos se produjeron en la estación Liniers del tren Sarmiento, un joven se arroja a las vías del tren en busca de ser atropellado por la formación y quitarse la vida de esta forma. 

Pero los reflejos del maquinista lo salvaron de ser atropellado y morir. El sujeto muestra su frustración golpeando con los puños el suelo pese a sobrevivir.

Luego se acerca uno de los guardias que acompañaban al conductor del tren y lo asisten. 

Con algunos rasguños, fue llevado inmediatamente al Hospital Santojanni donde fue atendido por los médicos, y no registraron mayores daños. Las imágenes fueron emitidas por el noticiero de Telefé.