Luego del brutal asesinato del kiosquero Roberto Sabo, un hombre de 45 años, que atendía su comercio ayer en la localidad de Ramos Mejía, familiares, y amigos, encabezaron una protesta en la comisaría del lugar, en pedido de justicia y mayor seguridad en la zona. 

Cientos de personas se reunieron en el centro de Ramos Mejía con distintas consignas, bajo el lema "Exigimos Justicia y Seguridad por otra muerte más de un vecino". Se trata de la segunda manifestación por el asesinato de Sabo, ya que ayer se llevó adelante otra en horas de la noche. 

Pedro Sabo, el papá de la víctima encabezó la manifestación que se realizó por Avenida de Mayo, a la que también se sumaron comerciantes de la zona que también sufrieron hechos de inseguridad.

Un grupo de los manifestantes, derribaron la valla que intentaba contener de ataques al edificio de la comisaría, por lo que la infantería respondió con gases lacrimógenos, y hubo empujones. 

Los cánticos pidiendo justicia y seguridad se repetían, junto a los reclamos al intendente de La Matanza, Fernando Espinoza. Los delincuentes autores del hecho fueron captados por las cámaras de seguridad y fueron detenidos horas más tarde.