Este viernes, la expresidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez fue condenada a 10 años de prisión por el golpe de Estado a Evo Morales. La decisión judicial la sentenció por incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución, al concluir el proceso del llamado “caso golpe de Estado II”.

El Tribunal Primero de Sentencia de La Paz le informó que tendrá que cumplir la sentencia en una cárcel de mujeres en La Paz, tres meses después de comenzar el juicio y 15 meses después de que la ex mandataria fuera encarcelada preventivamente.

En su alegato final, Áñez se declaró inocente, pero no se mostró arrepentida por el golpe de Estado al expresidente boliviano. "Hice lo que tenía hacer, asumí la presidencia por compromiso... Lo volvería a hacer si tuviera la oportunidad". Al mismo tiempo,  señaló que el Tribunal “excluyó pruebas que descartaban un derrocamiento” de Morales en 2019. “Nunca busqué el poder”, afirmó la expresidenta golpista, quien se define como “presa política”.

Condenaron a la expresidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, a 10 años de prisión

Para ella, el proceso judicial que ocurrió por la vía ordinaria y terminó con su condena, es un “legado de la ignominia, el abuso y la persecución política”.

Áñez enfrentó el juicio desde la cárcel en la que permaneció detenida por más de un año por riesgo de fuga. En su última declaración, la exmandataria de facto cuestionó que se le haya negado “un debido proceso”, le acusaron de delitos “que no ha cometido, no le permitieron defenderse en libertad y que ese tribunal no tenía la competencia de juzgarla porque en su calidad de expresidenta le correspondía un juicio de responsabilidades, que también le negaron.

Cabe recordar que el juicio se fue posponiendo por los frecuentes problemas de salud que Áñez fue presentando a lo largo del juicio. El mismo fue aplazado en al menos dos ocasiones por este motivo.

Se le imputa haber asumido la presidencia de forma inconstitucional en noviembre de 2019 tras la renuncia de Morales (2006-2019) en medio de protestas multitudinarias por un supuesto fraude electoral denunciado por la Organización de Estados Americanos (OEA), las cuales condujeron a un golpe de Estado. 

Encontraron otras 40 mil municiones en Bolivia que corresponden a las que mandó Macri de contrabando

Este lunes, el gobierno de Bolivia informó el hallazgo de 40 mil municiones, de un total de 70, enviadas irregularmente a ese país durante la presidencia de Mauricio Macri, que coinciden con los días que se produjo el golpe de Estado contra el expresidente boliviano Evo Morales en el año 2019, en un hecho que está siendo investigado por la Justicia argentina como supuesto contrabando.

Fue el embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, quien confirmó el hallazgo y detalló que se trata de 40 mil municiones que estaban en poder de la Fuerza Aérea Boliviana. Las mismas se suman a las 26.900 encontradas el año pasado en manos de la policía de ese país, de un total de 70 mil enviadas durante el gobierno de Cambiemos para facilitar el golpe que perpetró Jeanine Áñez en noviembre de 2019.

El funcionario argentino expresó: "Esto confirma la totalidad de la prueba del delito". El embajador consideró que estas nuevas municiones encontradas "refuerzan la denuncia por contrabando" e incluso se suman a "otros elementos que siguen reconfirmando" la comisión de ese delito. También mencionó "reuniones de la Embajada argentina (en tiempos de Cambiemos) con otras embajadas en las que se hablaba de preparar el terreno para que se avanzara en un golpe" contra el expresidente boliviano.

Tweet de data diario