Son horas difíciles las que está viviendo Barracas Central en este momento. La alegría por estar a un solo partido del ascenso a Primera División (juega el lunes la final vs Tigre) se vio opacada por una triste noticia. Lucas González, juvenil de la sexta división, se encuentra internado en grave estado en el Hospital Penna luego de ser baleado por la Policía de la Ciudad.

El hecho ocurrió este miércoles por la noche sobre la calle Luzuriaga en Barracas. El juvenil iba en un Volkswagen Suran junto a tres amigos y se detuvieron en un kiosko. En ese momento fueron interceptados por policías de la Comisaría Vecinal 4C, que según informaron creyeron que iban a perpetuar un robo contra el comercio. 

Según la policía, los jovenes se negaron a ser identificados. Dos de los ocupantes de la Volkswagen Suran fueron apresados y un tercero escapó. En el caso de González, quedó herido con dos tiros en su cabeza en el asiento de acompañante. Según el informe del Hospital Penna, el paciente tiene una "condición neurológica crítica". La familia, en diálogo con Télam, denunció un caso de gatillo fácil por parte de la Policía de la Ciudad"Es un caso de gatillo fácil, porque no pueden sacar un arma y dispararle a unos pibes. Tiraron a matármelo", declaró Cintia, la madre del joven futbolista.

El comunicado de Barracas

Tweet de Barracas Central

Tras conocerse la noticia, el club lanzó un comunicado de prensa solidarizándose con la familia y poniéndose a disposición para esclarecer el hecho. "Desde el club queremos hacerle llegar a la familia y amigos de Lucas González, jugador de nuestra sexta división, todo el apoyo incondicional por el momento que les está tocando atravesar. Asimismo, el Club se pone a entera disposición de la familia para ayudar a entender lo sucedido y sobre todo rezar por la recuperación de Lucas".