En las últimas horas, una grave acusación sacude al fútbol femenino argentino. Maira Sánchez, ex jugadora de Rosario Central, asegura que se va del club por haberse besado con una compañera. En su cuenta de Instagram, ella misma comenta como fue la situación y deja una dura crítica contra la institución.

El hecho

Sánchez manifestó: "Por motivos extra futbolísticos y de una manera muy injusta no voy a vestir más esta camiseta. El 9/11/21 me llamaron a uno de los vestuarios y a solas me comunica nuestra DT que me echaba del plantel "profesional" por haberme, supuestamente, besado dentro del club con una compañera".

Del Instagram de mairasanchez_m

La crítica

Tras mencionar lo que sucedió, Maira criticó a Central y a las áreas encargadas de tratar estas situaciones. "¿A dónde está la Secretaría de género? ¿A dónde están las personas que defienden nuestros derechos? ¿Por qué no se me valora cómo deportista? ¿Acaso mi vida personal tiene más peso que mi rendimiento deportivo?", preguntaba molesta. 

"Espero que de ahora en adelante no se encierren en un cuartito después de los entrenamientos para ser profesionales, para poder tener contrato, para sentirse importante, para poder gozar de beneficios y privilegios, porque ese no es el fútbol femenino que queremos y menos en Central", disparó.

La denuncia del plantel al club y al cuerpo técnico

El resto de las jugadoras elevaron una denuncia al INADI contra Central y el cuerpo técnico de Roxana Vallejos, entrenadora. 

"Queremos hacer pública la denuncia colectiva realizada ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) contra el Club Rosario Central y su cuerpo técnico, conducido por Roxana Vallejos.

Las jugadoras y exjugadoras de la Primera División de fútbol femenino nos organizamos para visibilizar una serie de hechos de hostigamiento que padecimos durante el último año. En reiteradas oportunidades, hemos sufrido maltratos, amenazas, discriminaciones de género y hacia la diversidad sexual, actos que atentaron contra nuestra salud física y mental. También, vulneraron nuestros derechos como trabajadoras y a muchas nos dejaron fuera del club o sin actividades.

Estas situaciones de violencia fueron denunciadas al vicepresidente de Rosario Central, Ricardo Carloni, a la representante del fútbol femenino, Carla Facchiano, y a la Secretaría de Género pero nadie nos dio respuesta. Es por eso que, agotando todas las instancias administrativas del club, recurrimos al INADI para llevar adelante las acciones pertinentes y resguardar nuestra integridad física, mental y laboral.

Luchamos por un fútbol donde nos podamos expresar libremente y donde nuestros derechos sean respetados. #QueremosExpresarnosLibremente".

Tweet de No Hay DT