Lo ocurrido en el Arena Corinthians, en el partido que disputaban Brasil y Argentina, sin dudas no tiene ningún antecedente similiar. Iban solo 5 minutos del primer tiempo, cuando funcionarios del ANVISA de Sao Paulo (Agencia de Vigilancia Sanitaria) ingresaron al campo de juego con intenciones de llevarse a cuatros jugadores argentinos por no cumplir con la cuarentena, siendo que hace tres días estaban en el país.

Ante ese panorama, la selección argentina se retiró la vestuario y el partido fue suspendido. Ahora, es la FIFA quien deberá expedirse respecto a lo que sucederá con el partido: si se da por ganado a alguno de los dos o si se vuelve a jugar. Es justamente el ente liderado por Gianni Infantino quién dará su fallo, ya que las eliminatorias son un torneo clasificatorio para el Mundial, por ende se considera competencia FIFA.

Tweet de FIFA Media

En el comunicado, la FIFA confirmó la apertura de "sendos procesos disciplinarios" a ambas federaciones: "Se ha solicitado a ambas selecciones que proporcionen más datos sobre los hechos que causaron la suspensión del encuentro, a fin de que la Comisión Disciplinaria de la FIFA pueda recopilarlos y analizarlos". Además, el comunicado advierte que no hay fecha de resolución.