Más de dos años después, luego de mucha lucha, sufrimientos y llantos, Santiago Silva pudo volver a jugar. El equipo que le abrió las puertas fue Aldosivi y hoy, le pudo pagar con gol. El Tanque volvió a convertir un tanto en su larga carrera, tras una dura situación y no pudo contenerse en el festejo. El "9" emocionó a todos y regaló un tremendo golazo.

Por la séptima jornada de la Copa de la Liga Profesional, el Tiburón recibió a Patronato en Mar del Plata. El equipo de Martín Palermo sacó chapa de local y rápidamente se puso 2 a 0 gracias a dos goles de Martín Cauteruccio. La visita descontó con un penal de Lucas Barrios, pero Silva sería quien se lleve todas las miradas.

En el complemento, a los 57 minutos, los Marplatenses tenían un tiro libre cercano al área. El Tanque pidió la pelota y pese a que no tiene muchos goles de pelota parada a distancia, se tuvo fe. Silva sacó un remate que tomó una espectacular comba y se metió en el arco de los de Paraná para el 3 a 1. 

A puro delirio, el Pelado salió a gritarlo, pero rompió en llanto en el festejo y fue abrazado por sus compañeros. "Se me vinieron a la cabeza muchas cosas, pero así es la vida: Para adelante y seguir", afirmó luego del encuentro. A sus 41 años, volvía a marcar un gol y tenía una recompensa luego de una larga espera.