La polémica se desató ayer una vez que en los medios se empezó a dar la noticia: Santos de Brasil jugó con su arquero contagiado por coronavirus. Por eso, John, el 1 de Santos no pudo regresar a su país por tener el testeo negativo. A partir de allí, se dispararon las alarmas en Boca.

Es que además, la imagen del DT Cuca dando la charla en el campo de juego, sin volver al vestuario, generó más especulaciones. Algunos hasta empezaron a ver que el arquero estaba parado, entonces supusieron que era para guardar distancia y no contagiar a sus jugadores. Luego, ESPN mostró que la charla en el entretiempo fue una cábala de Cuca que ya había hecho lo mismo en la Copa Libertadores en 2004 ante Rosario Central, que justamente era dirigido por Miguel Angel Russo.

La dirigencia de Boca, comenzó a tomar cartas en el asunto una vez que se supo de los positivos, y entre las especulaciones por la charla de Cuca, tomó color un pedido de explicación a Conmebol y un posterior pedido de puntos, según dijeron medios partidarios del Xeneize. En caso de comprobarse que Santos sabía de los casos de coronavirus, Boca quería pasar a la final sin jugar.

Conmebol tomó cartas en el asunto y dio una clara respuesta al reclamo de Boca: “El reglamento es muy claro. Si son negativo pueden jugar. Por lo tanto no hay lugar a reclamo de puntos. Los hisopados presentados para viajar y jugar por Santos son negativos. No hay nada q reclamar”, dijeron de Conmebol según contó en su twitter el periodista Hernán Castillo.

Hernán Castillo on Twitter

Así las cosas, con el coronavirus gate resuelto, Boca deberá visitar a Santos el próximo miércoles a las 21.30. El equipo brasileño no podrá contar con su arquero. La ida fue 0 a 0 por lo que en caso de repetirse el resultado, irán a penales. Una victoria o cualquier empate con goles, hará avanzar al Xeneize a la final en el Maracaná en busca de su séptima Copa Libertadores.