En medio del drama económico que asfixia a las instituciones que sufren los embates del coronavirus, hay clubes que lejos de golpear las puertas del Estado se arreglan con lo que tienen, con lo que generan. Entre los grandes, el único que da el ejemplo es Boca, uno de los colosos del fútbol argentino que recibió elogios del Ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens, quien reconoció el esfuerzo Xeneize. Lo que habla también del poderío económico de la entidad de la Ribera y los recursos que es capaz de generar.

“Boca es el único club que no solicitó una mano del Estado para pagar los sueldos en medio de la pandemia”, dijo el ex presidente de San Lorenzo, hoy en la función pública. Es sabido que el parate del fútbol afectó económicamente a las instituciones tanto a las de barrio, los de Ascenso y también los de Primera. En este contexto “muchos clubes ya están recibiendo ayuda del Estado. Lanzamos un subsidio no reembolsable para los clubes de barrio”, afirmó.

Boca, el campeón de la Superliga es de los que mejor está económicamente. Su presidente, Jorge Amor Ameal confía que con lo recaudado por el pago de la cuota social y los sponsors se juntarán los fondos para afrontar los pagos.

Según se informó por cuotas sociales, entre todas las categorías y el programa de socios adherentes, Boca recauda unos 1.200 millones de pesos para el período julio de 2019 a junio de 2020. En este sentido la incidencia que tenga la recaudación en el mes de mayo será decisiva para el siguiente pago de sueldos. “A partir de la cobranza vamos a tener diálogo con los jugadores”, explicó un importante dirigente, que calcula que tomarán una decisión a mediados de mes”.

Si bien el dinero de la TV local está garantizado en mayo, según confirmaron Fox y Turner, las empresas que tienen los derechos, para Boca significa sólo el 4% de los ingresos. Y si bien no hay Copa Libertadores, Conmebol puso a disposición de los clubes adelantos de hasta el 60% de los derechos para mitigar los efectos de la pandemia. Este panorama cambia si se consideran el pago de los sponsors que ya comenzaron a diferir los pagos como parte de las dificultades económicas que están atravesando.

Cabe recordar que hasta el mes pasado solamente tres instituciones estaban al día: Boca, Vélez y Patronato. De los otros grandes, Racing aplicó un plan de pago con reducción de hasta un 30 por ciento para algunos casos (el resto será abonado más adelante). Después, San Lorenzo viene con problemas económicos y deudas desde antes de la pandemia, al igual que Independiente, en donde hasta hay una batalla mediática entre dirigentes y jugadores por el tema sueldos. Lo mismo sucede con Huracán.