La periodista Viviana Canosa recibió ayer en su programa al economista Javier Milei, quien arañó los 14 puntos en una más que satisfactoria elección en la Ciudad de Buenos Aires, para un candidato que se presenta por primera vez en el distrito. 

La conductora intentó alevosamente que el candidato liberal se quiebre en vivo en una charla repleta de golpes bajos, tras el resultado electoral. "Está detrás de cámara alguien que vos amás profundamente", comenzó diciendo Canosa ante lo que Milei pidió inmediatamente: "Golpes bajos, no".

"No es golpe bajo pero yo hablo mucho con Javier Milei, hablo mucho con la mamá, sabía que tu papá estaba internado, Kari es tu hermana...", continuó Canosa, haciendo oídos sordos al pedido. 

Sin salida Milei contestó: "Vos sabés que dentro de todas las miserabilidades que hubo que soportar en esta campaña, yo tenía a mi papá en terapia intensiva y un periodista extremadamente miserable salió a operar mentiras sobre mi viejo. Siendo un tipo que es calentón, me entendés, lo podría haber mandado del otro día. Un miserable"

"Contaron cosas falsas sobre los negocios de mi papá, los que tenía. Que cuando se jubiló los vendió entonces lo acusaron que viven de los subsidios del Estado, lo cual es falso", comentó Milei, emocionado. 

"Moisés era un gran líder pero no era bueno divulgando y entonces Dios le mandó a Aarón para que divulgue. Kari es Moisés y yo soy el que divulga. Nada más. Soy sólo un divulgador", indicó Milei. 

"Yo no vengo a guiar corderos, yo me metí acá para despertar leones y vaya que despertaron los leones porque rugieron fuerte y toda la casta política está re contra cagada", concluyó.