En el momento menos oportuno, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta grabó un video para la red social TikTok para tratar de justificar la prohibición del lenguaje inclusivo en las escuelas de la CABA, en el que demostró su falta de manejo del propio idioma español al inventar una palabra que no existe.

“Dónde más flojos estamos es en el tema del lenguaje” afirmó el mandatario porteño, en referencia a la situación de las escuelas. Solo para que, segundos más tarde, dijera: “Hay formas de ser inclusivos sin tragiversar la lengua”, queriendo decir “tergiversar”.

O sea que para que los mas jóvenes no "tergiversen el idioma", habría que prohibir esa "tragiversación", si se sigue la lógica del spot no chequeado suficientemente.

Tergiversar; “Tragiversar” no existe

Tergiversar es interpretar deliberadamente de manera errónea un evento o discurso. Es cambiar el sentido inicial de un acontecimiento o argumento expuesto por una primera persona, para darle características subjetivas convenientes a una segunda persona.

Es decir, una persona se vale del discurso de otra para beneficiarse, pero interpretándolo de manera contraria a la original.

Tergiversar es forzar un argumento, relatar un hecho o repetir las palabras de uno, deformándolas intencionadamente.

Esta palabra proviene del latín tergiversare. Uno podría pensar que tiene que ver con "terco" y "versar"... pero no es así.

Tergiversare se compone de "Targum" (espalda) y vertere (dar vuelta), es decir, "dar vuelta la espalda" o "de espaldas al sentido de dirección".

En cambio, Tragiversar no existe.

Este sería un modo también equivocado, pero al menos alegóricamente 'inclusivo' de uno de los colectivos apartados en la prohibición del lenguaje ahora en disputa: el "trans".