"En los dos años que quedan voy a dejar todo de mí para seguir mirando a los ojos a cada argentino", sostuvo este jueves el presidente Alberto Fernández en el cierre de campaña del Frente de Todos en Merlo, en donde realizó un llamado a la unidad, criticó a la oposición y prometió "poner a la Argentina de pie" con crecimiento e inclusión.

El presidente recordó que fue en Merlo el lugar donde se presentó, hace dos años, la fórmula presidencial que le dio la victoria al Frente de Todos, y aseguró que "Néstor está siempre presente". 

"Yo aprendí con Néstor cómo salir del laberinto y, en 2019, el laberinto era parecido al que nos dejaron en 2003. Y a los 99 días (de asumir la presidencia) nos atropelló la pandemia. No hay generaciones que hayan vivido los que nos tocó vivir y espero que no la haya", agregó Fernández. 

"Cuando nos decían no pares la economía, que se mueran los que se tengan que morir, nosotros eligimos cuidarnos", advirtió más adelante el Presidente, quien recordó que "hoy somos el país que tiene los porcentajes más altas de vacunación y es un triunfo de todos nosotros". 

"Fuimos a la elección de septiembre convencidos de que habíamos hecho mucho por mejorar a la Argentina: recuperar el sistema de salud, que llegaran las vacunas a todos los rincones de la Argentina, recuperar los derechos de las mujeres, con el IVE y la ley de los 1000 días; cambiar el impuesto a las Ganancias, para que las grandes empresas paguen más que las Pymes, y un día le dijimos a los trabajadores basta de pagar Ganancias".

Alberto también destacó la sanción de la Ley de Aporte Solidario de las Grandes Fortunas para invertirlo en barrios populares.

El mandatario recordó, más adelante, la deuda heredada del gobierno de Mauricio Macri, cuando destacó que las negociaciones con los acreedores privados no se resolvió "en cinco minutos", como presumió el expresidente Mauricio Macri (en alusión a la deuda con el FMI), pero aclaró que "cuando la discusión con los acreedores privados terminó, la Argentina se había ahorrado 37 mil millones de dólares".

De cara a la negociación con el FMI, Alberto insistió: "No lo voy a resolver en cinco minutos, porque el que lo resuelve así es porque le dio la razón al FMI en todo lo que pide. Y yo la razón se la doy a ustedes, así que me voy a tomar todo el tiempo que sea necesario".

"En las PASO nos encontramos que muchos argentinos y argentinas no nos acompañaron y decidí salir a escucharlos", reconoció Fernández, tras lo cual decidió visitar a escuelas y barrios. "Fui escuchando y dándome cuenta de que todo el progreso que efectivamente ocurre, porque estamos en una Argentina que este año va a crecer más del 9% (…) todavía no les llegó a todos".

El jefe de Estado indicó que las preocupaciones que recogió fueron la inflación y la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, y destacó las recientes subas de la asignaciones familiares, las mejores en los fondos para Tarjeta Alimenta y la AUH.