El presidente de la Nación, Alberto Fernández, realizó un viaje relámpago a Uruguay este mediodía para tener un almuerzo de trabajo con su par Luis Lacalle Pou. El encuentro incluyó asado y tuvo lugar en la residencia presidencial de Parque Anchorena, en la ciudad de Colonia. 

“Fue una muy buena reunión. Pudimos hablar distendidos sobre los problemas de la región en general y de Argentina y Uruguay en particular”, aseguró Fernández tras el encuentro y aseguró que ambos apuntan a profundizar el vínculo y la relación entre los pueblos de ambos países.

Y agregó: "Hay que trabajar juntos para que la región vuelva a unirse, respetando la diversidad ideológica y haciéndonos fuertes en un mundo que se globaliza. Estamos convencidos que juntos podemos aportar mucho a este objetivo”.

Por parte del Gobierno argentino, participaron también el secretario de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi; el embajador ante esa nación, Alberto Iribarne, y por Uruguay además del mandatario, el canciller Francisco Bustillo.

Luego del viaje, Alberto regresó al país para tomar juramento al ministro de Territorio y Hábitat, Jorge Ferraresi, en el Museo de la Casa Rosada a partir de las 18:30. El exintendente de Avellaneda comenzó a tomar funciones este jueves, pero el acto formal debió postergarse por el aislamiento que cumplió el jefe de Estado por haber sido contacto estrecho de Gustavo Béliz.