La diputada nacional de Juntos por el Cambio, Gabriela Brouer de Koning, quedó en la mira de todos, tras ausentarse en una votación que el espacio opositor consideraba clave, ya que se trataba de modificaciones en el impuesto a los Bienes Personales para convertirlo en un aporte más progresivo. 

Brouer de Koning, fue una de las diputadas de la oposición que no asistió al debate, ni a la votación, más tarde se supo que se encontraba en Orlando, en el parque temático de Disney

Por este motivo el periodista Eduardo Feinmann, la entrevistó para su programa radial de AM Rivadavia. En una entrevista con tono de reproche, la diputada le contestó: "Yo me quedé a la sesión del Presupuesto, pensaba en no viajar porque parecía que el tema iba a seguir la semana siguiente con un cuarto intermedio, pero hubo un cambio al final, se votó y lo primero que pensé después de 36 horas de sesión sin dormir es que se había terminado mi tarea legislativa y la voluntad por la cual el pueblo me votó y cumplí", se intentó justificar. 

La legisladora, aseguró que previamente su familia había viajado a Estados Unidos, y una vez finalizado el debate por el Presupuesto, ella decidió unírseles. 

“Pensé que había terminado el año legislativo, no lo dudé, fui al aeropuerto a ver si conseguía otro pasaje y me fui al encuentro con mi familia, al llegar al exterior me anoticio que el martes había sesión especial, intenté volver pero me fue imposible”, indicó. 

"No estoy para nada bien, no ha sido una cuestión que me haya resbalado, estuve muy angustiada, fue una discusión muy difícil. Soy una persona muy responsable y esto no me resbala en absoluto”, agregó. 

Me ganó la emocionalidad, la prioridad es el trabajo, mi primera intención fue quedarme. Fue ese segundo que se me pasó. Lo primero que pensé fue en mi familia, en mi nenito de dos años... Fue una mala decisión", concluyó lamentándose.