A pesar de la brutal represión en las calles de Bolivia, la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez, siente derrumbarse su poder, y frente a las masivas protestas y la falta de apoyo internacional, ya habló de la convocatoria a elecciones.

 Los productores de la hoja de coca del Chapare anoche realizaron un cabildo en el que dan un plazo de 48 horas para que renuncie la presidenta Jeanine Áñez, caso contrario realizarán un bloqueo nacional e indefinido de caminos hasta que sus pedidos sean escuchados, informaron medios bolivianos. 

La reunión de los cocaleros, afines la gran mayoría de ellos a Evo Morales, se llevó acabo la noche de este sábado sobre la carretera de Sacaba, en el mismo lugar donde eran velados los cuerpos de cinco cocaleros que murieron el viernes pasado en los enfrentamientos con la policía.

Áñez, anticipó este domingo que anunciará "muy pronto" la convocatoria a nuevas elecciones "transparentes" para dar con el sucesor de Evo Morales, en un nuevo esfuerzo para cesar las manifestaciones que dejaron 23 muertos en casi un mes. Lo dijo tras reunirse con un delegado de la Unión Europea, León de la Torre, quien también se mostró optimista por "avances en la mesa de diálogo" entre el gobierno interino y sectores leales a Morales, que no especificó.