El Ejecutivo nacional, adelantó que prorrogará por otros 60 días, la prohibición de echar trabajadores sin justa causa y por las causales de falta o disminución del trabajo y fuerza mayor. A su vez, también se prohíben las suspensiones por los mismos motivos, en un decreto firmado por el propio Alberto Fernández.

La medida resulta clave para gran parte de la masa trabajadora, que vio afectada su actividad por las medidas preventivas frente al Covid-19. La caída económica y de los ingresos de las empresas, ponen en riesgo la continuidad de cientos de miles de trabajadores en sus puestos. Sin embargo, la medida de contención que se extendió por 180 días, dio resultados positivos más allá de las dificultades que tienen las empresas en estos momentos. 

De todos modos, quedan exceptuadas las suspensiones que sean pactadas individual o colectivamente. O las homologadas por autoridad de aplicación.