El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, denunció la represión policial en la provincia de Formosa que se desató a partir de una protesta ciudadana en contra de la vuelta a fase 1 del ASPO (Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio), luego que en las últimas semanas detectaran nuevos casos positivos de Covid-19

"El Estado debe garantizar la libre expresión pacífica de la ciudadanía. En momentos de angustia colectiva, tiene que primar la serenidad. La violencia nunca es el camino. Y mucho menos la violencia institucional", publicó Cafiero desde sus redes sociales. 

Santiago Cafiero on Twitter

La vuelta a la fase 1 del ASPO en la capital formoseña, que comenzó a regir a partir del jueves 4 de marzo y se extenderá hasta el 18 de marzo próximo, se produjo porque detectaron 17 casos positivos "de manera dispersa en numerosos barrios de la Ciudad", según informaron las autoridades.

Los hechos de violencia ocurrieron durante el mediodía cuando un grupo reducido intentó saltar el vallado de seguridad dispuesto por las autoridades locales. Como respuesta, la Policía lanzó gases lacrimógenos y disparos de balas de goma, y como saldo q dejaron un saldo de heridos. 

El comunicado de la Secretaría de Derechos Humanos

Desde la cartera que conduce Horacio Pietragalla Corti también repudiaron los hechos de violencia institucional que dejaron un saldo de varios heridos y detenidos en la provincia del Nordeste argentino. 

En un comunicado oficial que publicaron en sus redes sociales, la Secretaría de Derechos Humanos "repudia la violencia ejercida por integrantes de la policía provincial de Formosa sobre los manifestantes que se concentraron en la jornada de hoy frente a la Gobernación".

Secretaría DDHH on Twitter
Y continúa: "La permanente campaña de desprestigio llevada adelante por los medios hegemónicos de comunicación sobre el gobierno provincial, el constante boicot a las medidas sanitarias excepcionales para hacer frente a la pandemia, el uso político que algunos sectores de la oposición hacen de estos hechos, y la violencia desmedida de algunos manifestantes —que hoy incluso intentaron ingresar a la Casa de Gobierno provincial—no justifican el uso desproporcionado de la fuerza policial en la represión de la protesta". 

Sobre el final, el texto insiste en la capacitación de las fuerzas de seguridad para neutralizar las manifestaciones sin recurrir a la violencia institucional, y la existencia de una comunicación con el gobierno provincial que se comprometió a investigar a los oficiales que dispararon balas de goma

"Las fuerzas de seguridad, tanto las nacionales como las provinciales, deben estar capacitadas para contener actos de violencia, en el contexto de protestas en un marco de pleno respeto de los derechos humanos. Después de los hechos, la Secretaría de Derechos Humanos se mantuvo en comunicación con las autoridades provinciales, y con organismos de derechos humanos locales para monitorear la situación de los heridos y los detenidos", concluye el comunicado