El escaso reajuste lo anunció esta tarde la ANSES y se debe a que el aumento con vigencia desde el 1° de agosto pasado, el salario mínimo, vital y móvil se fijó en 14.125 pesos.

Los jubilados que cobran el haber mínimo y se jubilaron sin acudir a la moratoria les corresponde el 82% de ese importe, o sea 11.582 pesos. Y cobraron el haber mínimo, entonces de 11.528 pesos, sin ese plus porque la suba del salario mínimo se aprobó después que los jubilados percibieron sus haberes. 

De esta manera, los jubilados percibirán ese plus pero no se extenderá a septiembre porque el haber mínimo aumentó durante este mes a 12.937,22 pesos, sobrepasando el 82% del salario mínimo.

Fernanda Vallejos on Twitter

Ese incremento se efectivizará solo por dos meses. Y es restringido, porque la ley que entró en vigencia a fines de 2017 fijó un piso del 82% sobre el salario mínimo, vital y móvil para quienes se jubilaron con los años completos de aportes sin haber ingresado a moratorias.

Por ende, en octubre y noviembre habrá dos haberes mínimos: de 12.937 pesos -para los que se jubilaron con moratoria- y de 13.837.50 pesos para los que se jubilaron con al menos 30 años de aportes.

Graciana Peñafort on Twitter

Recién en diciembre, con el aumento previsto del 8,71%, ambos haberes mínimos se unificarán en 14.064 pesos. Y eso pasará porque el 82% del salario mínimo volverá a ser inferior a la jubilación mínima.

De este modo, y con una inflación que se proyecta por encima del 55%, los jubilados volverán a perder frente a la suba de precios, pues el Gobierno eliminó la Ley de Movilidad Jubilatoria con la reforma que se realizó en diciembre de 2017.