Luego de conocerse el brutal ataque al móvil de C5N, otra víctima de los protestantes anticuarentena del obelisco, fue periodista independiente Ezequiel Guazorra. 

Con patadas y golpes de puño, obligaron a Guazorra a refugiarse dentro de un kiosco del microcentro.