El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, brindó una conferencia de prensa donde presentó el operativo de vacunación que comenzó esta mañana luego que el Gobierno argentino adquiriera las primeras 300.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V.

En ese sentido, protagonizó un intercambio con un periodista que, al igual que los argumentos que suelen esgrimir desde la oposición política de Juntos por el Cambio, consultó sobre las dudas que se generaron sobre la vacuna rusa, pese a que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) autorizara su utilización.

"El que no confía en el ANMAT que abra el botiquín y tire todo a la basura", aseguró el gobernador, quien ratificó que los cuestionamientos a la vacuna proceden de un sector que es "muy malo" y "dañino".

"Hay que ser muy malo y muy dañino para cuestionar la vacuna por su procedencia, la verdad que no tengo otras palabras", expresó Kicillof.

Además, convocó a dicho sector a que "por una vez den una mano y ayuden un poco", y disparó munición pesada contra el exsecretario de Salud macrista Adolfo Rubinstein. "Hay gente que dejó vencer miles de vacunas y ahora hablan de si hay que vacunarse o no. Es momento para dejarse de joder", ratificó el gobernador.

Sobre el final, para bajar un poco la tensión en la sala, el exministro de Economía brindó un comentario irónico que provocó las risas de los presentes: "Fui técnico, recién, espero que se haya entendido".