En el día de ayer, siguiendo la línea del Gobierno nacional, el gobernador Axel Kicillof tomó la decisión de cerrar por completo bingos y casinos en toda la provincia, por lo menos hasta el 31 de marzo. 

La primer medida que se había tomado sobre estos establecimientos, decía que solo podían operar al 50 % de su capacidad. Es por eso que se veían largas colas fuera de los bingos. 

Sin embargo, debido a la Emergencia sanitaria y teniendo en cuenta que la mayoría son lugar muy cerrados, el gobierno provincial tomó la drástica decisión. 

La medida trae sensatez, ya que si los demás establecimientos en donde hay aglomeraciones, no pueden abrir, es natural que tampoco los lugares de apuestas puedan.