La pandemia en Brasil se encuentra fuera de control y el presidente Jair Bolsonaro sigue sin tomar medidas de fondo ante el promedio de 1900 muertes diarias por coronavirus que registró el país esta última semana.

Ante esta delicada situación, el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, disparó contra las medidas adoptadas y la gestión desde el inicio de la enfermedad en una conferencia de prensa desde Ginebra.

"Si Brasil no es serio, continuará afectando a toda la región y más", aseguró Ghebreyseus, mientras que el director ejecutivo del programa de emergencias de la OMS, Mike Ryan, también lanzó sus críticas contra el gobierno de Bolsonaro.

"No es el momento para que Brasil o nadie se relaje. La llegada de las vacunas es un momento de gran esperanza pero también uno donde potencialmente perdamos la concentración", ratificó.   

En esa línea, resaltaron que en esta nueva etapa de vacunación en la mayoría de los países, continuar con las medidas de prevención, entre las que se encuentran el distanciamiento social, el uso obligatorio del tapabocas y la higienización de las manos con alcohol en gel y jabón. 

Coronavirus NEWS🇺🇳 on Twitter

Esta semana se dio a conocer que varios estados brasileros colapsaron sus sistemas de salud frente a la segunda ola de coronavirus y la aparición de la nueva cepa P.1 que mostró una elevada tasa de toxicidad es uno de los temas que más preocupa entre los trabajadores de la salud y las autoridades sanitarias.

Sin ir más lejos, la ciudad de Río de Janeiro en este momento tiene el 76% de sus camas de internación ocupadas y de continuar con las cifras de estas últimas semanas, su saturación será inminente en tanto el mandatario continúe sin efectuar estrictas medidas. "En lo que dependa de mí, nunca vamos a tener un cierre total", indicó Bolsonaro