El sábado pasado, se llevó a cabo una manifestación en Plaza de Mayo en rechazo a la intervención de la empresa Vicentin, y los históricos pañuelos blancos que representan la lucha de las Madres, fueron vandalizados con aerosol negro, incluso con simbología nazi.

Ante esto, la Universidad Nacional de Lanús (UNLa), encabezada por su rectora Ana Jaramillo, expresó su más enérgico repudio, por dicho acto vandálico que intenta manchar la memoria del pueblo argentino.

El Consejo Superior de la UNLa (el máximo órgano de gobierno de la Universidad) emitió –con el voto unánime de todos sus integrantes- una resolución (RSC N° 049/20) donde condena lo sucedido y se solidariza con las Madres de Plaza de Mayo.

“Debemos rechazar enérgicamente todas aquellas prácticas tendientes a la generación de violencia política e intolerancia, como así la reivindicación del genocidio nazi o de la última dictadura en nuestro país y en Nuestra América, especialmente durante el Plan Cóndor”, subraya el texto de la resolución.

“Defender la convivencia democrática debe ser un valor a destacar en el actual contexto regional donde el orden democrático se ha visto restringido y se hace más común el sostenimiento de los gobiernos a través del aumento de la represión, militarización, persecución de opositores y suspensión parcial del funcionamiento de las instituciones democráticas”, agrega.

La UNLa considera que las Madres de Plaza de Mayo representan para el pueblo argentino la lucha incansable por la democracia y los derechos humanos y la resistencia al olvido y el símbolo del pañuelo blanco es reconocido en el mundo entero por esa lucha. 

Para la institución académica, además, esa lucha constituye un ejemplo para el conjunto de la comunidad universitaria, especialmente para los estudiantes que no vivieron la sangrienta última dictadura, para tomar conciencia de la importancia de la democracia y “para continuar en la construcción de un país más justo, más igualitario y más solidario”.

Por otra parte, cabe recordar que la UNLa ha distinguido a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto como Doctora Honoris Causa y a la presidenta de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, como Profesora Honoraria, que en calidad de tal dio charlas y clases en la Institución.

En ese sentido, la Universidad también ha creado la Plaza de Derechos Humanos que precisamente está decorada con un pañuelo blanco de grandes dimensiones donde los y las estudiantes se reúnen o estudian que está justamente frente a la Plaza de la Democracia con las figuras de dos presidentes democráticos como Hipólito Yrigoyen y Juan Domingo Perón, donde también se brindan charlas y clases presenciales.

Por último, vale destacar que la UNLa es pionera como institución en la creación de un Instituto de Justicia y Derechos Humanos y es la única Universidad Nacional que cuenta con una carrera de Justicia y Derechos Humanos y dicta un seminario obligatorio para todos los estudiantes de todas las carreras de grado.