En los pasillos de la Casa Rosada se especula con que el presidente Alberto Fernández instó a los gobernadores a disponer de mayor efectividad de los controles a las medidas restrictivas para lograr la reducción de la circulación en la vía pública y así poder cortar con la elevada tasa de contagiosidad de coronavirus.

En una reunión virtual que encabezó el mandatario en Casa Rosada junto a 11 gobernadores y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, coincidieron en que las medidas sancionadas en el último Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) alcanzaron para "amesetar" la curva, pero no así para lograr una reducción drástica de los casos que no ponga en riesgo al sistema sanitario en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

Según el portal de noticias El Destape, uno de las principales tensiones de la reunión se vivió cuando el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, planteó el riesgo que significa continuar con las clases presenciales en este marco dramático. Sin embargo, el alcalde porteño mantuvo su postura y para ello, prefirió no opinar del tema y continuar con el descargo que realizó en la Justicia porteña para desobedecer el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que firmó el presidente para decretar la virtualidad de las clases en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

En la reunión que duró más de dos horas en el primer piso de la Casa Rosada, los gobernadores dieron su palabra que acompañarán al jefe de Estado en las próximas medidas que se tomen y todos coincidieron en la necesidad de "cortar" con la circulación. El próximo viernes vence el DNU y el presidente deberá comunicar cómo seguirá esta nueva etapa donde la segunda ola de coronavirus tomó por sorpresa a todo el sistema sanitario de Argentina.

En este encuentro que desarrolló a nivel virtual, también acompañaron al mandatario en su presencialidad la ministra de Salud, Carla Vizzotti; el ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro y el secretario presidencial, Julio Vitobello.