El avión de Aerolíneas Argentinas que realizó el viaje hacia Rusia, aterrizó este mediodía en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza con 220 mil dosis de la Sputnik V para la Argentina y 20 mil para Bolivia.

Si bien finalmente llegaron unas 380.000 dosis menos que las previstas por el Gobierno y servirán para vacunar a 110 mil personas, se profundizará la campaña de inmunización en todo el país y para esta nueva tanda, se sumarán los adultos mayores de 60 años, docentes y personal de las Fuerzas de Seguridad.

Aerolíneas Argentinas on Twitter

El primer vuelo de Aerolíneas Argentinas partió rumbo a Rusia el 24 de diciembre para conseguir 300.000 dosis, en tanto el segundo viaje se realizó durante el 16 de enero por la misma cantidad, con el objetivo de vacunar a la suma de 300.000 personas, entre los que resaltan los grupos prioritarios del personal de salud y seguridad. 

Por otra parte, Bolivia comenzará su campaña de vacunación. Para ello, serán trasladadas las 20 mil dosis desde Ezeiza hasta La Paz, por un vuelo de la empresa Boliviana de Aviación.

Aerolíneas Argentinas on Twitter

El país que preside Luis Arce se convirtió en el segundo de la región en recibir la vacuna que produce el Instituto Gamaleya para comenzar a inocular a su población.

Eventuales complicaciones en la producción de las vacunas

Asimismo, el titular del Fondo de Inversión Directa de Rusia (FRID), Kirill Dmitriev, advirtió sobre posibles demoras que está teniendo el país productor de la Sputnik V: "Son posibles debido al aumento de la capacidad de las plantas donde se fabrican", manifestó.

"Básicamente, se necesitan muchos componentes. Si hay un problema con un componente, se produce un retraso. Hemos visto esto con Pfizer, AstraZeneca y otros. Puede haber algunos retrasos en la producción de nuestra vacuna porque estamos aumentando la capacidad de las plantas. Ojalá no surjan", aseveró el científico en una entrevista con la cadena norteamericana CNBC.

Y agregó: "Este es un proceso que nunca se ha registrado en el mundo. Las expectativas deben ser realistas. En realidad entendemos los problemas de otros fabricantes de vacunas".