El ex presidente Mauricio Macri, brindó esta noche una entrevista para la señal TN, en donde hablo de diversos temas de la actualidad política. Sobre las protestas que se realizaron hoy en todo el país, Macri opinó: "Yo lo interpreto como la razón por la cual, siendo pesimistas por lo que vendrá en los próximos meses, tenemos que ser muy optimistas por lo que va a suceder en los próximos años. Cada demostración, donde se ve más movilización, convicción y coraje, todo en forma pacífica, demuestra la decisión que existe en el pueblo argentino de salir adelante".

En este sentido amplió sus cuestionamientos, al gobierno encabezado por Alberto Fernández, y dijo que "la cuarentena eterna ha sido muy dañina y ha afectado muy severamente las libertades y la forma de vida" de la sociedad. "No tuvo ningún resultado a la vista porque claramente estamos entre los peores países en términos de resultados sanitarios por el coronavirus".

Sobre la convocatoria a protestar en la casa de la vicepresidenta Cristina Fernández, replicada por Clarín, el ex jefe de Gobierno, se mostró en contra y dijo: "No era el lugar a convocar. Por más de que uno esté enojado con una persona en particular porque siente que lidera una agenda que es contraria a lo que uno dice, uno tiene que expresar sus ideas en un espacio neutral, no en el domicilio de una persona. No hace falta".

Luego habló sobre el papel de la vice de Alberto dentro del peronismo: "el peronismo está secuestrado por Cristina Fernández de Kirchner desde hace más de diez años y eso significa que el peronismo fue cooptado por la irracionalidad".

Profundizando sobre la también ex presidenta hizo una insólita comparación futbolera: "Siempre se ha dicho que Boca es peronista, y eso es mentira. Hay gente de Boca de todos los partidos políticos y de todos los credos religiosos. Con mucho orgullo lo digo. Pero es verdad que Boca es pasional, popular y vehemente como puede ser el peronismo".

En esta línea comentó que cuando llegó a Boca trabajó "en construir un puente que uniera la vehemencia y la pasión con cierta racionalidad" porque "sin reglas el fútbol tampoco funciona". Sobre esto, el exmandatario contó que debió hacer "algo durísimo" para lograr este objetivo: "También era mi ídolo y el de todos los argentinos, pero tuve que sacar a Diego Maradona de Boca, y así se construyó".

Siguendo esta línea argumental, dijo que es el mismo escenario para el peronismo: "Su desafío es lograr separarse de Cristina Fernández de Kirchner". En ese momento, Joaquín Morales Solá le preguntó si estaba comparando a Cristina con El Diez. "En la irracionalidad, no el talento", respondió. "Necesitamos un peronismo racional, como el del último [Juan Domingo] Perón que vino a construir". Luego enumeró que tampoco hubo irracionalidad con políticos como Carlos Menem o Eduardo Duhalde. "No se soltaban presos ni se fomentaba la toma de la propiedad privada". Luego, en un insólito giro llegó a  decir que hay personas que no quieren hisoparse por temor a perder su casa: "La gente le tiene más miedo a la usurpación que al virus".