Argentina cerró todos sus puertos, aeropuertos y pasos fronterizos, como medida de contención frente a la pandemia del coronavirus. 

La medida fue comunicada por el ministro de Defensa, Agustín Rossi y su alcance en principio será hasta el 31 de marzo, con posibilidades de extenderse. 

Ya nadie puede ingresar en el país, salvo los vuelos que se encuentren ya en camino. 

Los residentes argentinos tampoco tienen permitido el ingreso al país. De esta manera se refuerza la medida de suspensión de las repatriaciones a argentinos y evitar así un mayor ingreso del virus al país.