En la última sesión del año el Senado de la nación aprobó y convirtió en ley el proyecto que modifica la base mínima imponible del Impuesto a los Bienes Personales, en una sesión a la que faltó la oposición, intentando que la sesión se caiga por falta de quórum. 

La ley entonces implica un incremento del mínimo no imponible de Bienes Personales, desde los $2 millones hasta los $6 millones a partir de enero de 2022. Asimismo, para titulares de vivienda única, familiar y de ocupación permanente pasará de $18 millones a $30 millones.

Además el Congreso nacional decidió un incremento de las alícuotas máximas, que pasarán del 1,25% al 1,5% para los patrimonios con valor superior a los $100 millones, y del 1,25% al 1,75% para los activos de más de $300 millones.

En este marco, desde el Ministerio de Economía destacaron que, debido a la suba en el mínimo no imponible, 135.000 contribuyentes dejarán de pagar el tributo. 

El oficialismo tuvo una demora de algunos minutos en obtener el quórum,  junto con los aliados de Rio Negro y Misiones, había alcanzado apenas 36 legisladores pero luego se sumó una aliada de Juntos por el Cambio, la legisladora de Fuerza Cívica Riojana María Clara del Valle Vega. 

Por esta demora, la oposición quiso impugnar la sesión. Sin embargo en otras ocasiones tampoco se tuvo en cuenta el horario del reglamento, por lo que entra en el marco de usos y costumbres del cuerpo legislativo.